Fontanería: tipos de tuberías

Este artículo es algo más técnico. No podría escribirlo yo sólo, para su redacción he contado con el asesoramiento de dos empresas de fontanería. Nada como contar con varios fontaneros ayudando con el material del artículo.

Recuerda que los artículos redactados por profesionales están en la Zona Privada, de acceso restringido para miembros registrados.

El sistema de tuberías de nuestro hogar no es ninguna nimiedad, a través de él pasan diariamente cientos de litros de agua y suciedad que nos aportan agua todos los días y se llevan la que no necesitamos.

Es por eso que aunque no las vemos, debemos de cuidarlas y limpiarlas periódicamente, para que no se estropeen ni causen males mayores.

Parece que, porqué están ocultas, es algo difícil de reparar o modificar, pero es más sencillo de lo que nos pensamos. Los tubos se fabrican en una gran variedad de materiales, incluyendo el acero, el plástico PVC, el cobre, etc.

Los materiales más comunes utilizados para la fontanería residencial, sin embargo, son los tubos de cobre para las líneas de abastecimiento de agua y el plástico PVC para las líneas de drenaje.

Antiguamente también se utilizaba el plomo para hacer las tuberías, pero se descubrió que era perjudicial para la salud, pues el agua arrastraba una cantidad de plomo cada vez que pasaba, y si bebemos de esa agua, acumularemos el elemento en nuestro cuerpo.

En la actualidad, está prohibido poner las tuberías de plomo, pero en algunas casas antiguas, todavía tienen este material en algunos desagües.

Si ese es tu caso, es de vital importancia que cambies todo el sistema de tuberías y lo sustituyas por otro que sea legal, como los materiales antes mencionados.

Hay un debate entre los fontaneros y los entusiastas del bricolaje sobre que tubería es mejor, si la de cobre o la de PVC. Estos dos materiales tienen sus pros y sus contras, y todo dependerá del propietario para decidir sobre que tipo de tubería quiere en su hogar.

Aunque las tuberías de cobre son las más caras, son las mejores pues son ligeras y son las que más tiempo nos van a durar. El cobre es un elemento metálico que conduce el calor y la electricidad, es ligero y fuerte y no se corroe fácilmente.

Además evita el desarrollo de gérmenes, por lo que no vamos a tener ningún problema con la calidad del agua que se nos abastece.

El PVC es una abreviatura común de cloruro de polivinilo. Estos tubos están hechos de un polímero de vinilo. Se utiliza en una gran cantidad de proyectos de construcción, ya que es duro, fácil de montar y de bajo costo.

Las tuberías de PVC no son válidas en todas las aplicaciones de fontanería, ya que puede ser tóxico cuando se calienta (por ejemplo, cuando el agua caliente pasa por él).
Las tuberías de PVC más utilizada son las de CPVC (cloruro de polivinilo clorado), ya que son seguras, incluso cuando llevan agua caliente.

¿Cual es el más seguro para los hogares? Como he mencionado, las de PVC no son las más seguras en todos los casos. Aunque no hay enfermedades o muertes relacionadas con el uso de tuberías de CPVC en los hogares, hay muchos que piensan que puede que no sea seguro del todo.

les preocupan que los productos químicos utilizados en la producción de CPVC todavía pueden presentar un riesgo para la salud ya que la exposición prolongada a algunos de los productos químicos utilizados para hacer estos tubos, han causado graves problemas de salud.

El cobre, por otro lado, se piensa que es el más seguro. El cobre se puede corroer si el agua es ácida, pero eso no suele ser muy habitual. En grandes cantidades se ha relacionado con ciertos riesgos para la salud como el Alzheimer.

Si los tubos han sido corroídos, el cobre puede ser ingerido junto con el agua, pero el riesgo con el cobre es mínimo. El cobre es muy resistente al fuego, y a los terremotos ya que puede ser increíblemente flexible. Puede encontrarse en diámetros más pequeños, por lo que puede colocarse en lugares más reducidos.

Hay muchas ventajas también del material CPVC. Es resistente a la corrosión y la abrasión. También es menos ruidoso, incluso con velocidades más altas de agua. Es fácil de instalar, y es viable para los entusiastas del hágalo usted mismo. También es más barato.

Sin embargo, algunos se quejan del sabor a plástico del agua. También es más delicado durante la instalación; si se cae o pisarlo, se puede romper. Además, la tubería de CPVC puede desarrollar bacterias.

Hay muchos factores que deben sopesarse al elegir qué tipo de tuberías deseas instalar. Sólo asegúrate de comprar una tubería que sea apta para el consumo humano.